Ablandar, permitir y amar

posted in: Reflexiones | 0

Ablandar, permitir y amar. De nuevo, comienza esta práctica buscando una posición cómoda, cierra los ojos y haz tres inspiraciones profundas. Lleva la atención a tu cuerpo y a las sensaciones que notas en él en el momento presente. Luego, localiza la respiración en laregión del corazón y comienza a seguir cada respiración con atención plena. Después de unos minutos, deja de atender la respiración y lleva tu atención a esa parte del cuerpo donde puedas sentir con más fuerza la emoción difícil. Ablanda esta zona del cuerpo. Deja que los músculos se relajen sin exigir de ellos la blandor. Es como aplicar calor a un músculo dolorido. Puedes decir a ti mismo en silencio, ‘blando … blando … blando …’ para potenciar el proceso. Permite que el malestar esté allí. Abandona el deseo de que desaparezca el sentimiento. Deja que la molestia vaya y venga a su gusto, como un huésped en tu casa. Puedes repetir, ‘permitir … permitir … permitir …’. Ahora date amor a ti mismo por sufrir de esta manera. Pon tu mano sobre la zona del corazón y respira. También puedes enviar amor a la parte del cuerpo que se encuentra estresada. Te puede ayudar pensar en tu cuerpo como si fuera el de un niño querido. Puedes repetir, amor … amor … amor … ‘. ‘Ablandar, permitir y amar’. ‘Ablandar, permitir y amar’. Usa las tres palabras como un mantra, recordando que envias ternura a tu sufrimiento. Si experimentas demasiado malestar con una emoción concreta, permanece con la respiración hasta que te sientas mejor. Lentamente, abre los ojos cuando hayas terminado.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada